Y aun así la calle abunda,
la dibuja cuando ve que
no hay sol que la compare,
que no hay un mismo amanecer.
Pues es igual, imagínate
que vas cogido de la mano,
una herramienta pa’l dolor
que algunos tientan y otros caen.
Y en el silencio… cae la lluvia
y aunque no quiera.
Y arrímate a mi corazón
y asústate de la razón.
Que la tormenta que dispara
los colores del abril
más sofocante que nació
de los balcones.
Por segunda vez será
y en la calma cantará
la tristeza del ayer
que como algunos lo contaron.
Porque no sirve de nada
ser un alma congelada,
ser el viento que marchita tu sonrisa.
Coro
Y aun así la roca exige
que la pula el agua en sí,
que la bañe, la salpique,
baile en ella sin esperar.
Que todo el mundo la transforma,
marca y rompe aunque le roza
y tu, sensible del momento,
no ves el cambio hasta que toca.
Y en el silencio… cae la lluvia
y aunque no quiera.
Y arrímate a mi corazón y asústate de
la razón.
Que la tormenta que dispara
los colores del abril
más sofocante que nació
de los balcones.
Por segunda vez será
y en la calma cantará
la tristeza del ayer
que como algunos lo contaron.
Porque no sirve de nada
ser un alma congelada,
ser el viento que marchita tu sonrisa.
Coro

Published On: 10/01/2024 / Categories: Cançons, Cançons Catalanes /